Preguntas frecuentes

1. Antecedentes

La certificación energética de los edificios es una exigencia derivada de la Directiva 2002/91/CE (Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea, relativa a la eficiencia energética de los edificios).

En lo referente a la certificación energética, esta Directiva se transpone en su totalidad al ordenamiento jurídico español a través del Real Decreto 235/2013, de 5 de Abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.

2. Certificación de eficiencia energética de edificios existentes

2.1 ¿Qué es la Certificación Energética de edificios existentes?

La certificación energética de un edificio establece el consumo de energía que se estima necesario para satisfacer la demanda energética del edificio en unas condiciones normales de funcionamiento y ocupación. Su calificación la debe realizar un técnico competente para determinar, de acuerdo a la metodología de cálculo, su etiqueta de eficiencia energética.

El certificado energético, en función de distintos parámetros, nos dará una calificación que irá desde la A, máxima eficiencia, a la G, la nota más baja.

2.2 ¿Para qué sirve?

Mediante la certificación de la eficiencia energética se puede saber el comportamiento energético de un inmueble y cómo mejorarlo para que consuma menos energía y, por lo tanto, reducir el importe de las facturas de luz, agua y gas.

A la hora de comprar o alquilar una vivienda u oficina, el tipo de etiqueta permitirá comparar la eficiencia energética entre las posibles opciones, generando un valor añadido en los casos que tengan mejor calificación.

2.3 ¿En qué casos es obligatorio?

Será obligatorio, a partir del 1 de junio de 2013, para todos los propietarios de un edificio (vivienda unifamiliar, edificio de pisos o edificio de oficinas) o de una parte de un edificio existente (piso o local) cuando la ofrezca en venta o alquiler.

Los edificios o unidades de edificios existentes ocupados por una autoridad pública deberán obtener un certificado de eficiencia energética y tendrán la obligación de exhibir su etiqueta de eficiencia energética a partir de la fecha establecida cuando su superficie útil total sea superior a 500 m2.

2.4 ¿Es obligatorio para todos los tipos de edificios?

No, existen las siguientes excepciones:

  • Aquellas edificaciones que por sus características de utilización deban permanecer abiertas.
  • Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado de esta forma, o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico.
  • Edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas.
  • Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a dos años.
  • Edificios industriales, de la defensa y agrícolas, o partes del mismo, en la parte destinada a talleres, procesos industriales, de la defensa y agrícolas, no residenciales.
  • Edificios o unidades de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m2.
  • Edificios que se compren para reformas importantes o su demolición.
  • Edificios o partes de edificios existentes de viviendas cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25% de lo que resultaría de su utilización durante todo el año, siempre que así conste mediante declaración responsable del propietario de la vivienda.

2.5 ¿Cómo se realiza la Certificación Energética?

El técnico debe realizar una labor consistente en:

  • Visitas al inmueble, con tomas de datos y medición de las estancias y superficies.
  • Recopilación de información acerca de datos catastrales del inmueble y de materiales y sistemas constructivos del mismo.
  • Elaboración del certificado reuniendo todos los datos y calculando la eficiencia energética mediante métodos y software autorizados por el Ministerio de Industria.

2.6 ¿Dónde se ha de exponer la etiqueta energética resultante de la certificación?

Todos los edificios de titularidad pública o privada que presten servicios públicos a un número importante de personas y que, por consiguiente, sean frecuentados habitualmente por ellas, con una superficie útil total superior a 500 m2 en el caso de edificios privados y superior a 250 m2 en el de edificios públicos, exhibirán la etiqueta de eficiencia energética de forma obligatoria, en lugar destacado y bien visible.

3. Propietario Inmueble

3.1 ¿Quien me obliga?

El Real Decreto que completa la transposición de la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002, relativa a la eficiencia energética de los edificios, que establece la obligación de poner el certificado de eficiencia energética a disposición de los compradores o arrendatarios para los contratos de compraventa o arrendamiento total o parcial de los edificios.

3.2 ¿Quien tiene la obligación de realizarlo?

Los propietarios de la vivienda, edificio o local son los que tienen la obligación de disponer de la correspondiente Certificación de la Eficiencia Energética de sus inmuebles.

Será obligatorio tanto en el proceso de venta como en el de alquiler. Será un documento indispensable para presentar, tanto en la firma de la compraventa ante Notario, como en la firma del contrato de arrendamiento.

3.3 ¿Cuánto cuesta?

El coste dependerá de la superficie del inmueble y de su complejidad.

3.4 ¿Se puede vender o alguilar la vivienda y después realizar la certificación energética?

No. La normativa establece que cualquier actividad comercial de venta o alquiler de la vivienda, edificio o local, deberá acompañarse de la correspondiente etiqueta energética.

3.5 ¿Se puede ofrecer o publicitar la vivienda en alquiler o compra sin contar con la certificación energética?

No. La etiqueta energética debe acompañar a la información del piso, local, etc.

3.6 ¿Cuáles son las consecuencias de no cumplir con el deber de obtener el certificado energético?

El incumplimiento se considerará como infracción en materia de certificación energética de los edificios y se sancionará de acuerdo con las normas de rango legal que resulten de aplicación.

3.7 ¿Cuál es el plazo de adaptación?

Según se recoge en el Real Decreto 235/2013, de 5 de Abril, se da un plazo de adaptación que finaliza el 1 de Junio de 2013. La presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de la totalidad o parte de un edificio, según corresponda, será exigible para los contratos de compra venta o arrendamiento celebrados a partir de dicha fecha.

3.8 ¿Durante cuánto tiempo tiene validez este documento?

El certificado de eficiencia energética tendrá una validez máxima de diez años.

El propietario del edificio es responsable de la renovación o actualización del certificado de eficiencia energética conforme a las condiciones que establezca el órgano competente de la Comunidad Autónoma.

El propietario podrá proceder voluntariamente a su actualización, cuando considere que existen variaciones en aspectos del edificio que puedan modificar el certificado de eficiencia energética.